Mujer enseñando suplemento de colágeno con magnesio

Suplementos de colágeno con magnesio, ¿cuándo empezar a tomarlos?

Los suplementos de colágeno con magnesio se encuentran disponibles en diferentes dosis y formas de administración. Unas veces se venden por separado, otras en una única fórmula y, en ocasiones, añaden algún otro componente para mejorar alguno de sus resultados.

Ante una oferta tan amplia, a veces uno no sabe cuál es mejor para sus objetivos o, incluso, si se puede beneficiar de su consumo. Arrugas, problemas articulares, mejora en el rendimiento deportivo, prevención de pérdida de masa muscular en la tercera edad o en dietas muy restrictivas…

Vamos a ver para qué sirve el colágeno con magnesio, quién puede beneficiarse con su consumo y, cómo no, opiniones médicas. Además, te vamos a comentar cuáles son esos principios activos ideales para complementar lo que brinda este suplemento, dependiendo de tus necesidades.

¿Para qué sirve el colágeno con magnesio?

Vamos a ver para qué sirve cada uno por separado, pero antes te dejamos claro que no existen evidencias científicas de que el consumo de colágeno mejore la salud salvo en estados carenciales de proteínas. Los médicos advierten que no debemos delegar en suplementos los aportes que debería incluir nuestra dieta, aunque puede haber circunstancias especiales, como algunas que veremos más adelante.

Colágeno

El colágeno es una fuente de proteína animal, por lo que contiene todos los aminoácidos esenciales. Los aminoácidos son las piezas que componen lo que conocemos como proteínas. Llamamos esenciales a los aminoácidos que nuestro organismo no puede producir, sino que debe ingerirlo.

En ese sentido, los gramos de proteína anhidra (pesada en polvo, en ausencia de humedad) de un suplemento de colágeno son de excelente calidad. Es obvio que si tomas un gramo al día o menos, no vas a notar cambios. Recuerda la advertencia de los médicos sobre colágeno y dieta.

Magnesio

Con el magnesio, la cosa cambia. Es un elemento químico del que necesitamos ingerir, en condiciones normales, unos 400 o 500 mg al día, con los alimentos o con el agua. En efecto, incluso las aguas de mineralización débil, aportan magnesio.
El magnesio interviene en muchos procesos metabólicos del organismo, incluyendo la formación de proteínas como las que componen músculos y tendones, tejido óseo y el correcto funcionamiento del sistema nervioso.

Los estados carenciales leves pueden no detectarse fácilmente. Sus síntomas más comunes suelen ser fatiga física y mental y cierto nerviosismo, que a veces se interpreta como causa de la fatiga y no como un síntoma más.

Cuando la carencia de magnesio es más importante, todo empieza a ir mal. Los huesos y dientes se debilitan, los músculos no logran recuperarse del esfuerzo físico y hay más tendencia a sufrir lesiones si practicas deporte. Además del cansancio y problemas de sueño, la piel puede verse desvitalizada, opaca o inflamada. El cabello, a veces, se vuelve quebradizo o pierde cuerpo, y muchos procesos enzimáticos comienzan a no ser tan eficaces como deberían.

Las analíticas, si no nos miden los niveles de magnesio, pueden ir avisando de fallos aquí y allá.

¿La solución es suplementarnos todos con magnesio? No, porque consumir más del que necesitamos afecta también negativamente a la salud. Sin embargo, aumentar un poco la ingesta de este mineral en periodos concretos como la época de exámenes en los estudiantes, puede ayudar a notar algunos beneficios sin comprometer los niveles en sangre.

¿A qué edad debes beneficiarte de sus propiedades?

Puedes obtener beneficios a cualquier edad. Durante la etapa de crecimiento, el magnesio ayuda a la correcta formación de los huesos, y un extra discreto de proteína nunca viene mal, sobre todo si no puedes controlar qué comen los niños en la guardería o en colegio. Solo recuerda que las dosis diarias recomendadas de magnesio son menores en niños y dependen de la edad y del peso.
Ante la duda, consulta con el pediatra.

Durante la adolescencia y en toda la edad adulta, si practicas deportes con regularidad, estos suplementos te ayudan. De hecho, hay algunos deportes que aumentan las demandas del organismo de magnesio. También las de proteína, aunque para ello no basta el suplemento: debes cuidar toda la dieta.

A partir de los 50 o 60 años, todos perdemos masa muscular. Dependiendo de tu estilo de vida y alimentación, la pérdida puede llegar a traducirse en una sarcopenia. Como en el caso de algunos deportes de mucho desgaste, los suplementos de colágeno y magnesio con una ayuda, aunque no bastan pro sí solos. Sin embargo, cuando cuidamos de un abuelo inapetente o un poco testarudo, un vaso de una bebida con sabor agradable o un batido pueden ser mejor aceptados que otra pastilla. Así, sin darse cuenta, toma nutrientes esenciales para prevenir la sarcopenia o para tratarla, si ya ha comenzado.

Una sarcopenia avanzada es causa de caídas y limita mucho la calidad de vida de las personas mayores. Por ese motivo, para ellos se suele ofrecer fórmulas más completas, con un montón de vitaminas añadidas al colágeno y al magnesio, y una textura fácil de tragar.

También conviene que los abuelos coman a veces gelatina de postre, que no es otra cosa que colágeno. Para que no dispare su consumo de azúcares, lo ideal sería prepararla con zumos naturales, a partir de láminas de gelatina neutra. O consultar con el médico de cabecera la conveniencia de sumarle a ese batido de la merienda otro en el desayuno.

Y no nos olvidamos de las personas que desean mejorar su cutis con colágeno oral. Este tema es controvertido, porque solo habrá una mejora apreciable si la dieta era pobre en proteínas. A veces, hacen más por el cutis los otros ingredientes de las fórmulas completas.
Eso sí, cuando estamos bajos en magnesio, la piel y el cabello se ven desvitalizados, incluso podemos sufrir eccemas, a cualquier edad, Entonces, el magnesio sí puede devolvernos una piel mejor, siempre que tengamos unas expectativas razonables.

Si ya has consumido estos suplementos de joven porque tú necesitabas un aporte extra, sabrás qué puedes esperar de ellos, también en piel y cabellos.

¿Cómo tomar colágeno con magnesio?

Lo habitual es tomarlo una vez al día, durante todo el año si lo necesitas, o en periodos puntuales, como épocas de mayor desgaste físico o mental.
Algunos fabricantes aconsejan tomar estos suplementos por la mañana, porque es más sencillo. Pero si eliges una fórmula bebible, sobre todo si es de las que sacian porque alimentan, puedes tomarla cuando mejor te parezca.
En cuanto al magnesio, si lo tomas por la tarde-noche, vas a notar cierta mejora en la calidad del sueño, porque ayuda a relajar los nervios.

Si eres deportista de competición o entrenas deportes de mucho desgaste, consulta con el médico especialista si hay una hora mejor para ti, a la hora de tomar este suplemento y otros que necesites. Es probable que sí, y esa hora venga determinada por el momento del día en el que entrenas: mañana o tarde.

Los suplementos de colágeno y magnesio, sin más principios activos, se pueden tomar solos o con comidas. No hay interferencias en la absorción.

¿Puedo tomarlo todos los días?

Claro, es la manera habitual de consumirlo. Ahora bien, no todo el mundo necesita este aporte extra durante todo el año.

Por este motivo, insistimos en que comentes a tu médico de cabecera o a tu nutricionista que estás tomando colágeno, magnesio y cualquier otro suplemento, y además cuánto tomas al día. Ellos te indicarán, mejor que nadie, en qué grupo de población te encuentras, si eres de los que necesitan este extra todo el año o solo en periodos puntuales, de un par de meses.

¿Dónde puedo comprar este suplemento?

El colágeno con magnesio de Mercadona es muy popular pro su precio asequible y porque se vende en un cadena de supermercados. Esto significa que no se trata de un medicamento como tal, con su riesgo de efectos adversos y sobredosis, si seguimos las indicaciones de la posología.

No obstante, siempre es recomendable conocer las opiniones médicas sobre el colágeno con magnesio en nuestro caso concreto. Pese a poder considerarlo inocuo, sí existe riesgo de sobredosificación con el magnesio, incluso hay personas que pueden tenerlo más elevado de lo recomendable. Los niveles demasiado altos de magnesio en sangre suelen deberse al consumo de aguas muy duras y, sobre todo, a la ingesta de muchos suplementos que lo incluyen y no tenemos en cuenta.

Otros puntos de venta autorizados son herboristerías, farmacias y parafarmacias. A veces, algunas marcas solo se encuentran disponibles online, en conocidas plataformas. Si te decides pro una de estas, asegúrate de que cumple con la legislación europea en cuanto a seguridad.

Por lo demás, la decisión del tipo de establecimientos donde puedes adquirir los sobres o los comprimidos de colágeno con magnesio, suele obedecer a una estrategia de Marketing. Piénsalo, ¿no parece que algo comprado en una farmacia es más efectivo que lo mismo si es de otra marca y se vende en supermercados?

En realidad, lo que importa es la posología, cuánto colágeno y cuánto magnesio vas a tomar al día, y si va acompañado o no de otros principios activos. De ser así, presta atención por si, como sucede con el magnesio, existiera riesgo si consumes demasiado durante tiempo prolongado.

En polvo para diluir, en sobre monodosis o en comprimidos, lo que importa es elegir el suplemento que se adapta a tus necesidades, y también valorar cuánto vas a tardar en ver resultados.

En principio, no hay un colágeno mejor que otro, porque todos debemos romperlos en los aminoácidos constituyentes en el intestino, para poder asimilarlo. Incluso el colágeno sin hidrolizar es muy digestivo, de modo que la oferta de posibilidades específicas para ti sigue siendo amplia. Dentro de ese grupo, elige el que te guste más, es más barato o el que te resulte más cómodo.

Como verás, hay muchas circunstancias en las que los suplementos de colágeno con magnesio pueden ayudar, pero debes saber cuál tomar. El tiempo necesario para ver los resultados depende de tu estado al comienzo, de tu edad y de tus necesidades. También de qué beneficio busques.
Mientras que la relajación leve aparece en días o semanas y va aumentando, la mejora de la piel tarda al menos 2 meses, y pongamos 4 si eres alguien de mediana edad o un poco mayor. Cuando existen estados carenciales serios, debería ser tu médico o un nutricionista quien te paute la dosis a tomar de estos suplementos, pues puede ser muy superior a la indicada en los envases de venta libre.